¿Qué electrodomésticos aumentan la factura de la luz?

Todos tenemos unos padres que alguna vez, cuando eramos pequeños, nos han dicho ¡apaga la luz que luego llega la factura! Obvio que no estaban equivocados respecto al consumo que genera la iluminación en nuestros hogares, pero no es la iluminación la que infla el precio en el recibo de luz. ¡Son los electrodomésticos!

En los hogares españoles mientras se consumen 410 kWh en iluminación, los electrodomésticos suponen un gasto de 1.924 kWh. Está bien que controles las luces que enciendes en tu casa, pero para un ahorro de luz efectivo mejor será que prestes atención al consumo que generan los electrodomésticos que usas a diario.

Qué electrodomésticos son los que más consumo eléctrico generan

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), el frigorífico es el electrodomésticos que más energía consume en nuestros hogares, y que por tanto, supone un coste mayor en la factur final. Tanto que su consumo se eleva a 662 kWh al año.

En segunda posición, en electrodomésticos que generan un dispendio mayor en nuestra factura, encontramos la televisión con un gasto total de 263 kWh anuales.

En tercera y cuarta posición encontramos la lavadora y secadora con un gasto similar, suponiendo ambas, 255 kWh al año. A estos electrodomésticos les sigue otro de uso cada vez más extendido en los hogares, el lavavajillas, cuyo gasto energético se eleva a los 246 kWh.

Estos son los principales electrodomésticos que incrementan la factura de la luz a final de mes, y, aunque su uso sea necesario, ya que no imaginamos una vida sin frigorífico, es posible reducir el impacto económico que genera en nuestros bolsillos.

La etiqueta energética importa en el ahorro de luz

Para que el ahorro en la factura de la luz sea visible, lo primero a tener en cuenta, aparte de su uso racional y correcto de los aparatos, es la etiqueta energética que estos llevan. Dependiendo a la categoría energética a la que estos pertenezcan, su consumo y, por consiguiente, el precio final en la factura será mayor o menor.

El ahorro en tu recibo de luz será más efectivo si al comprar los electrodomésticos tienes en cuenta la etiqueta energética de estos. Detectar cuál es el frigorífico que menos consume o la lavadora más eficiente energéticamente es rápido y sencillo, solo tendrás que fijarte en su etiqueta. En ella encontrarás una letra de la A a la D en función su consumo, siendo la más eficiente la A y menos la D. A continuación te mostramos la escala de etiquetado.

Aquellos electrodomésticos más eficientes mostrarán en su pegatina la letra A, dentro de la cual encontraremo diferentes grados de consumo de mayor a menor eficiencia energética (A+++, A++, A+).

A y B corresponden a los aparatos eléctricos cuyo consumo se cataloga como moderado y aquellos que generan un alto consumo llevarán en sus etiquetas las letras C y D, siendo desaconsejada su compra.

Otro punto importante a tener en cuenta a la hora de minimizar los costes que generan el uso de los electrodomésticos es el famoso stand by. Aunque los aparatos eléctricos estén apagados siguen enchufados generando un consumo y con ello un coste, llegando a los 231 kWh anuales, los cuales suponen mucho más gasto que el que genera un ordenador en todo un año a pleno rendimiento.

Teniendo en cuenta cuáles son los aparatos eléctricos que mayor consumo generan es más fácil poder controlarlos y evitar que se dispare el precio de la factura. También te ofrecemos la posibilidad de comparar cuál es la mejor opción en AhorreLuz para que el ahorro en tus facturas no dependa sólo de las veces que abres el frigorífico.

¡Forma parte de la energía viva!