El coche autónomo será protagonista este 2018

Que la tecnología evoluciona muy rápido es algo que todos sabemos e incluso en algunos casos evoluciona más rápido que nuestra capacidad de asimilar los cambios derivados de ella. Esto sucede con el coche autónomo, mientras estamos esperando que evolucione la autonomía de las baterías, paralelamente se está trabajando sobre un nuevo paradigma en la forma de concebir la conducción.

Esta nueva conducción está basada en la tendencia evolutiva que nos presenta el coche autónomo y conectado. En la actualidad son muchas las grandes empresas que están desarrollando e invirtiendo recursos en la creación de estos vehículos cuyo objetivo es la conducción autónoma, es decir, sin conductor.

Es cierto que todo esto suena muy futurista pero ya es un hecho. Mientras nos preguntamos cuándo estarán listas las baterías que doten de larga autonomía al coche eléctrico, paralelamente empresas como BMW, Volkswagen, Nissan o Tesla, entre otras muchas, se centran en el desarrollo del coche autónomo y conectado.

¿Qué nos aporta un coche autónomo?

La seguridad es uno de los mayores logros conseguidos en esta invención de los vehículos autónomos. Se prevé que el coche eléctrico reduzca la siniestralidad en un 80%. De hecho, muchas de las mejoras en seguridad que se están consiguiendo en este área son reflejadas sobre los coches actuales.

Los atascos y retenciones será otro de los supuestos en los que este tipo de coches conectados pretende aportar soluciones. Además de ser autónomos, la posibilidad de conexión con Internet ofrece información real sobre el estado de las carreteras siendo capaces de recalcular nuevas rutas para contribuir a la fluidez del tráfico.

Aparcar en la grandes ciudades dejará de ser un problema. El coche autónomo no necesita conductor, esto quiere decir que podremos bajar en el destino y el coche por si solo se encargará de buscar estacionamiento o permanecer en movimiento hasta que volvamos requerir de nuevo su servicio.

La responsabilidad con el medio ambiente es otro factor a tener en cuenta ya que los coches autónomos serán 100% eléctricos, con lo cual, nuestra única preocupación será encontrar un enchufe para ponerlo a cargar.

Pero como en todo, siempre hay algo malo, aunque se pretenda que algunos de estos vehículos estén disponibles en 2020 lo cierto es que, como toda innovación, el precio será muy alto. Por ejemplo, el prototipo Koola de Google costará 60.000€, un precio elevado no apto para todos los bolsillos. A medida que madure esta tecnología los los precios se harán más accesibles.

¿Qué significa que el vehículo está conectado?

Cuando hablamos de vehículo conectado nos referimos a un coche equipado con acceso a Internet. Esto permitirá a los ocupantes recibir información como notificaciones automáticas en caso de accidente, mapas online siempre actualizados o avisos por exceso de velocidad.

Mapas. El coche autónomo y conectado podrá utilizar mapas de alta definición que se mantienen actualizados gracias a la aportación colectivas de otros usuarios.

Asistentes por voz. Como no podía ser de otra forma los vehículos autónomos y conectados estarán dotados de un asistente como Siri, Cortana o Alexa con quién los ocupantes del vehículo podrán interactuar.

Reconocimiento Facial. Empresas como Volkswagen trabajan en tecnologías de reconocimiento facial capaces de aprender nuestros gestos y detectar distracciones, cansancio u otras alteraciones que puedan perjudicar la conducción.

Anticiparse al movimiento. Brain-to-Vehicle es una tecnología de Nissan que permite entender las señales del cerebro del conductor, de esta forma, es capaz de anticiparse a un movimiento previsto actuando entre 0,2 y 0,5 segundos más rápido y no siendo perceptible por el conductor.

Conectarse a la ciudad. Los coches se conectarán con la ciudad inteligente, con peatones, con otros coches, con instituciones e infraestructuras. Tal y como ejemplifica Butler, directivo de Ford, un ocupante podrá tener una crisis de diabetes y el coche será capaz de identificar las constantes vitales, llamar al servicio de emergencias, enviar datos médicos y llegar en tiempo récord gracias a la redirección del resto del tráfico.

Para conseguir una velocidad óptima en el tráfico de datos vía Internet se está trabajando en la nueva conexión 5G. Pero de esto hablaremos en sucesivos artículos.

En definitiva, como podemos imaginar, para conseguir todo esto tendremos que esperar un poco, pero como hemos dicho al principio del artículo, la tecnología evoluciona mucho más rápido de lo que pensamos.

Y como siempre insistimos, todos los avances van orientados hacia lo eléctrico, por ello en Nabalia nos gusta estar a la cabeza en innovación y aportar a nuestros clientes las mejores soluciones y las mejores condiciones en el servicio.

¡Forma parte de la energía viva!