¿Cómo funciona el nuevo Bono Social?

Más de 4,5 millones de españoles se encuentran en riesgo de pobreza energética. ¿Qué significa esto?

Significa que su situación de incapacidad para satisfacer una cantidad mínima de energía para hacer frente a sus necesidades básicas les convierte en un sector vulnerable de la sociedad.

Podemos enmarcar dentro de estas necesidades básicas, por ejemplo, el mantenimiento de un temperatura adecuada dentro del hogar que según la OMS debería oscilar entre los 21ºC en invierno y de 25ºC en verano. En este caso, son muchos los hogares que no pueden mantenerla debido a su situación económica.

Cuando hablamos de pobreza energética nos referimos a aquellos hogares que tiene que destinar la mayor parte de sus ingresos a los gastos derivados del consumo energético o que, directamente, ni siquiera pueden hacer frente a los mismos.

En este contexto de vulnerabilidad es en el que el gobierno establece a partir del Real Decreto 897/2017 el nuevo Bono Social de electricidad, el cual ha cambiado sus requisitos de solicitud.

Pero, ¿en qué consiste este nuevo bono social? Suponen una serie de ayudas de entre el 25% y 40%, y hasta el 50% en algunos casos, de descuento en la factura eléctrica sobre el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) para aquellas personas que se encuentre en situaciones de dificultad para hacer frente a dicho pago.

¿Quién puede beneficiarse del Bono Social?

Va dirigido especialmente a aquellas personas que se encuentren en dificultades para hacer frente al pago de los recibos eléctricos, estableciéndose tres tipos de consumidores a los que se les efectuará diferentes descuentos según su situación:

  • Clientes vulnerables: recibirán un descuento de hasta el 25%.
  • Clientes vulnerables severos: podrán beneficiarse de una reducción en la factura del 40%.
  • Clientes vulnerables severos en riesgo de exclusión social: La Administración Autonómica o Local financiará hasta el 50% de la factura eléctrica.

El derecho al Bono Social también contempla que se beneficien del descuento las familias numerosas o pensionistas que cobren la pensión mínima de jubilación o incapacidad permanente y no tengan otros ingresos.

Requisitos para poder acceder al Bono Social

El nuevo Bono Social centra sus condiciones principalmente en el nivel de renta de los hogares, teniendo en cuenta también aspectos como la potencia. En concreto, estas son las exigencias establecidas:

  • El Bono Social sólo se aplicará sobre la vivienda principal, nunca en viviendas secundarias.
  • El nivel de renta familiar fijado será:
    • Hogares sin hijos: inferior a 798€ mensuales.
    • Hogares con un menor: inferiores a 1.065€ al mes.
    • Hogares con dos menores: menores a 1.331€ mensuales.
  • Una potencia eléctrica contratada igual o inferior a los 10 kW.

Además, dichos descuentos estarán sujetos a unos límites de consumo de energía:

  • Pensionistas: 1.680 kWh de electricidad anual.
  • Consumidores sin menores a cargo: 1.200 kWh de consumo anual.
  • Consumidores con un menor a cargo: 1.680 kWh de gasto eléctrico anual.
  • Consumidores con dos menores a cargo: 2.040 kWh anuales.
  • Familias numerosas: 3.600 kWh de gasto en electricidad al año.

¿Cómo solicitar el nuevo Bono Social?

Aquellos consumidores que aún no hayan solicitado el nuevo Bono Social tendrán hasta el próximo 10 de abril para solicitarlo de nuevo si cumple todos los requisitos.

Para solicitarlo tendrás que hacerlo a través de aquellas comercializadoras que dispongan de la opción del Bono social haciéndolo por teléfono, en las oficinas de las mismas, por fax, correo electrónico o incluso por correo postal.

Podrás encontrar el listado de las comercializadoras adheridas al Bono Social aquí.

Sólo deberás rellenar el formulario de solicitud que encontrarás a tu disposición en la web de tu comercializadora.

Antes, mediante la intervención de los servicios sociales de tu comunidad autónoma, deberás acreditar el cumplimiento de los requisitos solicitados.

El Bono Social tendrá una validez de dos años si el titular no pierde ninguno de los requisitos establecidos.

Otra de la novedades que se fija en el nuevo Bono Social es que las compañías comercializadoras no podrán cortar la luz a los consumidores vulnerables en riesgo de exclusión social. En cambio, sí podrá hacerlo con el resto de consumidores pero se establece un plazo de 4 meses, respecto a los 2 que se recogían en el anterior Bono Social.

¡Forma parte de la energía viva!